Estudiando la vida

Cuando hablamos de biología, la mayoría de personas lo relaciona con el estudio de animales y plantas (o animalitos y plantitas, como dirán muchos) y aunque en esta ciencia sí se incluye el estudio de los mismos, reducirla a únicamente dos grupos es erróneo.

La Biología se define como la ciencia que estudia a los seres vivos, y así como somos de complejos los seres vivos, así de compleja es esta ciencia.

Como biólogos y biólogas, estudiamos desde la la composición química de una célula, hasta las relaciones más complejas que ocurren entre ecosistemas completos. Dentro y fuera de estos extremos, se encuentra una gran diversidad de ramas que son necesarias para entender la vida. Con la biología podemos saber cómo evolucionó una especie, el por qué de su distribución actual, su comportamiento, las características de su desarrollo embriológico, cómo era la vida en la Tierra hace miles o millones de años, las funciones de los microorganismos,  la relación entre organismos de la misma o diferente especie, la función de diferentes moléculas en un sistema, entre muchas otras cosas más. Esto sin tomar en cuenta que podemos especializarnos en un solo tipo de organismo y estudiar en este todo lo anterior.

El estudio de la vida no es fácil, y muchas veces se vale de otras ciencias y disciplinas para poder explicarse o explicar otros fenómenos de la naturaleza. Con frecuencia, la biología se ve involucrada con la antropología, sociología, política, geografía, medicina, ingeniería, tecnología e incluso economía. Al trabajar en conjunto con la biología, estas disciplinas ayudan a entender la relación que tenemos los seres humanos con la naturaleza, cómo la hemos influenciado y cómo esta nos influencia y nos sirve. Además, es solo con estas que podemos buscar formas más sostenibles de existir como humanidad.

Aspatha gularis (Momoto gorjiazul) en Ixlaj, Chajul, Quiché.

Como parte de la naturaleza, los seres humanos dependemos directa y completamente de los ecosistemas y de los servicios que nos prestan. Sin embargo, en las últimas décadas la degradación de los recursos naturales ha sido tal que estamos provocando la sexta extinción masiva en la historia de la Tierra; tan solo en Guatemala, la cobertura de bosque natural abarca aproximadamente un tercio del territorio nacional y se encuentra restringida casi exclusivamente a Áreas Protegidas.

Es por esto que la biología es tan importante, ya que es a través de ella que podemos encontrar soluciones a problemas que amenazan hasta nuestra propia existencia en este planeta. Y eso no es todo; diferentes industrias como la farmacéutica y la alimentaria se han valido de los cimientos que ha proporcionado la biología para crear nuevos productos que mejoren la calidad de vida de los humanos. La medicina, a través de la parasitología, fisiología, biotecnología, entre otras, no es la excepción.

En Guatemala, aún queda mucho por investigar y descubrir. Las oportunidades de investigación en biología son enormes, pero se ven obstaculizadas por la falta de interés de las autoridades en financiar y promover cualquier tipo de ciencia, especialmente si benefician al bien común.

Es por esto que marchamos.

¿Quieres que más personas conozcan acerca de ciencia en Guatemala?

Escribe un artículo (Máx. 2500 caracteres) acerca de la rama de la ciencia que estudias y envíalo al correo comunidad@cienciagt.org para que lo publiquemos. Asegúrate de explicar en qué consiste el tema que elegiste y por qué es importante.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.